El mismo periodismo

Broadcast News (1987)

País: EE.UU.
Dirección: James L. Brooks
Guión: James L. Brooks
Música: Bill Conti
Fotografía: Michael Ballhaus
Reparto: William Hurt, Holly Hunter, Albert Brooks, Jack Nicholson, Lois Chiles, Joan Cusack

Broadcast News (James L. Brooks, 1987)

Se dice que el periodismo actual muta a una nueva forma, modifica objetos para unos mismos objetivos, y todo a partir de las nuevas herramientas que han ido asomándose en los inicios del siglo XXI. La vieja y nueva escuela se entremezclan y critican los procedimientos del otro, en una constante guerra por saber quién es más y mejor informante.

Muchos exigen una rebelión, despejar el camino de politiqueo y publicidad -o si eliminarlos a estas alturas resulta imposible, manejarlos con mayor sutileza-. Todo por un ejercicio que está en manos de “opinadores”, multinacionales y dirigentes de lo público con interés en lo privado. Un periodismo que necesita de un notable arrojo para defender la dignidad de un oficio que está íntimamente ligado a la salud democrática de un país.

La verdad, la mentira, lo objetivo y subjetivo, son abstracciones usadas por los portavoces de la actualidad a su conveniencia, y creo que ese es la lectura más interesante de “Al filo de la noticia” (Broadcast News, 1987) vista casi treinta años después de su estreno. Tres décadas después, todo ha cambiado  para poder seguir igual.

Broadcast_News1987c1

Partamos de la base. James L. Brooks trabajó durante un tiempo como becario para el noticiario de la CBS allá por finales de los 60, allí imaginemos que se impregna de ese microcosmos que es una redacción de informativos, observando los detalles y conociendo de primera mano cómo funciona esa gran cadena de montaje. A priori, esto convierte su trabajo en un interesante producto. El problema que tiene Brooks en Broadcast News, y en el resto de su filmografía, es ese filtro Disney: diálogos con más de una frase acertada y elocuente, pero que se van diluyendo en empalagosos giros, desaprovechando en algunos momentos el potencial dramático de los personajes. Suena a veces falso y teatralizado. A su personal código estilístico sumemos que el atractivo de estos perfiles no está explotado, puesto que son arquetipos con ciertos matices diferenciables, pero que no van a más, y eso resta profundidad a la propuesta.

Y visto así, quizás el principal interés de este largometraje –un retrato del periodismo y los medios de comunicación de masas- quede supeditado por el reconocido trabajo del escritor Alan Sorkin y sus series de televisión: The Newsroom y Studio 60 On The Sunset Street. Un estilo más realista y por qué no decirlo, mayor calidad en casi todo aspectos artísticos y técnicos.

Broadcast News -Frame-

Dejando a un lado lo que podemos considerar defecto o no, Brooks mantiene la historia a partir de un triángulo -amoroso y profesional- conformado por Tom Grunick (William Hurt) un periodista venido de los deportes, con planta y porte, y que atrae a las audiencias con su fluida relación con la cámara; Jane Craig (Holly Hunter) realizadora de los informativos, obsesionada con su trabajo, lideresa, intensa en su labor, desequilibrada emocionalmente y torpe con sus relaciones amorosas; y como último vértice, Aaron Altman, interpretado por Albert Brooks, cuya vis cómica matiza a un personaje de perfil culto y trabajador, pero que carece de eso que tiene el personaje de Hurt. Aparte de no entender las nuevas fórmulas que exige la cúpula de su cadena. Ya le comentaba Tom Grunick  a Altman entre bastidores algo así como que el cometido no es narrar unos hechos, sino vender un producto.

Y esa es la clave. Algo que siempre ha estado ahí, la publicidad, los altos cargos de la empresa informativa, en definitiva, el dinero. No es novedosa el tema, pero es interesante ver cómo nos comunicamos e informamos en los diferentes contextos. Nueva tecnología, nuevas herramientas, nuevos usos, pero seguiremos siendo lo mismo ya que nuestros comunicadores eran, son y serán lo mismo. Eso sí, alzamos el rostro orgullosos porque somos independientes a la hora de informarnos. Puedo elegir mi medio de comunicación. Puedo seleccionar. Tengo el poder. Tres décadas después, todo ha cambiado  para poder seguir igual.

Kapucisnki dijo que el malo no podía ser periodista, pero no dijo nada del tonto. Y ahí tenemos al personaje de William Hurt, clavando al informante medio en una película que nunca sobresale, pero es correcta en todos los aspectos. Como la carrera de Brooks, y sus manidas fórmulas.

Anuncios
Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: